Vidrio Baja Emisividad

  • ● Reduce el calor que escapa al exterior
  • ● Anula el efecto “pared fría”
  • ● No se pierde luz natural
  • ● Es el vidrio más empleado en EEUU, Europa del Norte yJapón

 
El vidrio de baja emisividad (o low-e) es un vidrio doble térmicamente reforzado al que se le añade una fina capa transparente en una de sus láminas, de tal manera que -además de las funciones del doble vidrio- impide que la energía (sea frio o calor) generada en el interior se “escape” al exterior, consiguiendo un ahorro económico en la factura de la electricidad.
 

Ventajas del vidrio de baja emisividad


● La baja emisividad anula el efecto “pared fría” en invierno y “pared caliente” en verano

● Las ventanas o balconeras pueden aumentar de tamaño sin miedo a una fuga de calor importante y constante

● Estar junto a las ventanas ya no es un problema, pues dejan de convertirse en “congeladores” o “hornos”, aumentando el confort junto ellas.

● La baja emisividad reduce la transmitancia térmica en más de un 60% que un vidrio simple. El valor U de transmisión térmica es:
– con un vidrio simple de 5.8 W/m2K
– con un vidrio doble normal (cámara de aire de 12 mm) de 2.8 W/m2K (-51%)
– con vidrio de baja emisividad de 1.8 W/m2K (-69%)

Su aspecto es casi el mismo que el de un vidrio incoloro.

● La baja emisividad produce una alta reflectancia del calor (energía de onda larga) pero no de la luz visible (energía de onda corta): impide al calor generado dentro de la estancia “escaparse” al exterior. Y todo ello sin perder luminosidad, pues permite a la luz solar atravesar el vidrio.

El vidrio low-e es muy recomendable en países con inviernos fríos y largos en los que es necesario aprovechar al máximo el calor generado en la calefacción interior

La capa del vidrio de baja emisividad puede combinarse también con la capa de control solar para conseguir, al mismo tiempo, las ventajas derivadas de la retención del calor dentro del edificio (en invierno) junto las ventajas de una reforzada reflexión del sol (en verano). Asimismo el vidrio de baja emisividad se puede combinar con otras funciones: aislamiento acústico, seguridad personal anti-accidente, auto-limpieza y seguridad anti-robo o vandalismo.

El vidrio de baja emisividad es un producto técnicamente complejo, por lo que recomendamos contratar a un buen especialista. FENSTER tiene una amplia experiencia en vidrios de baja emisividad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR